Just another WordPress.com site

El disco de nuestra Vía Láctea es hogar para nebulosas calientes, polvo frío y miles de millones de estrellas.

 

Como se puede observar en la primera fotografía, conformada por una serie de exposiciones de gran angular del cielo, según se observa desde Chile, este disco puede verse como una banda de luz difusa que atraviesa al cielo de manera dramática desde una locación a oscuras sobre la Tierra,. La profundidad de las exposiciones saca a la luz un vasto sistema de complejos filamentos de polvo. El polvo es tan abundante que oscurece el centro de nuestra galaxia cuando lo tratamos de observar bajo el espectro de la luz visible, y esto fue así hasta que fue descubierto por otros medios a principios del siglo pasado.

 

El centro galáctico, sin embargo, resulta visible en la fotografía como la parte más gruesa del disco. El brillo difuso surge de miles de millones de estrellas viejas y menos brillantes que nuestro propio sol, y que son típicamente mucho más antiguas que el polvo o cualquier otra nebulosa. Un área de oscuridad particularmente fotogénica es la Nebulosa de la Pipa, visible por encima del centro galáctico. El polvo oscuro no es la materia oscura que domina a nuestra galaxia, ya que, de hecho, esa materia oscura permanece en una forma aún desconocida.

 

El lunes, parte del Sol se perdió.

 

La parte perdida no fue causa de preocupación, pues la Luna se atravesaba momentáneamente. El evento no fue un eclipse total de sol de los que tanto entusiasman a los observadores celestiales, sino un eclipse del tipo anular, en el que la Luna bloqueó la mayor parte del Astro Rey. Debido a la distancia relativamente grande hacia la Luna durante este alineamiento de la Tierra, la Luna y el Sol, el satélite natural de nuestro planeta no tuvo tamaño angular suficiente como para obstruir por completo al Sol. De cualquier manera, aquellos que atestiguaron el eclipse desde un angosto corredor que atravesó Portugal, España y África fueron tan afortunados como para ver el hermoso anillo de fuego, así como a una luna oscura completamente rodeada por la brillante luz del sol distante.

 

En la siguiente fotografía aparece el anillo de fuego, capturado con inusual resolución alta sobre España. La imagen resultante muestra detalles de la granulada superficie solar, tanto como un buen número de prominencias en todo el derredor del Astro Rey.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: